jueves, 24 de marzo de 2011

Trabajando con las habilidades motoras finas

 Es un modelo pedagógico constructivita, con demasiada participación en las familias de los niños que hacen parte del preescolar, directivas y maestras; potenciali- izándoles mejores oportunidades formativas y lúdicas, a través de estrategias integrales en el medio, proporcionándoles a las familias seguridad, confianza y compromiso desde el preescolar por la inducción que les dan antes de ingresar al niño a este lugar.

Posee una estructura grande en donde prima las zonas verdes (campestre) contando con una huerta donde cada grupo tiene su espacio para realizar el
sembrado, una granja doméstica en la cual se encuentra animales como el gato, los patos, los conejos, los perros, las gallinas, las tortugas, el marrano, la vaca, y un hermoso pavo, donde las docentes toman este lugar como una estrategia para realizar sus respectivas actividades y llevar a cabo su planeación de la semana, fortaleciendo desde allí la autonomía y formación. Ellas se encargan de orientar ayudar y guiar al niño a que experimente nuevas sensaciones, a que construya por si mismo manualidades, toque texturas, manipule diversas cosas, por el contrario el niño hace pataletas, se pone a llorar, grita o sea hace diversas cosas para no continuar con la realización de las actividades, en ocasiones también se observan niños que se interesan por realizar las actividades planeadas pero presentan dificultades en la realización de estas, ya sea en el rasgado, la pinza, coger el lápiz, manipular el vinilo es decir no tienen una buena coordinación, también manipular diferentes tipos de papel que le permitan construir una manualidad, dibujar, agarrar la cuerda con los dedos entre otros. Manifestando un bajo tono muscular en los brazos y manos, poca ejercitación de movimientos finos, mostrándose limitaciones en cuanto a las actividades que los niños a estas edades podrían hacer solos, evitando las oportunidades que tiene para desarrollar habilidades motoras. Oportunidades que se dan gracias a las estrategias metodológicas que poseen las docentes de Sol Naciente, las implementaciones de los planes caseros que guían a las familias en su compromiso y acompañamiento con los niños para adquirir una mejor formación y desarrollo en la motricidad fina.

En el grupo de BÚHOS (Jardín Infantil Sol Naciente) se ha detectado en los niños de 3-4 años de edad dificultad en las habilidades motoras finas, las cuales en estas edades son normales por que están en un proceso de formación. Este proceso debe estar acompañado de maestras, padres de familia o personas encargadas del cuidado de los niños, debido que a medida que va avanza el tiempo se debe ir mejorando en estas habilidades como son: coger bien el lápiz, coger las tijeras, dominar el punzón entre otros.

Estas habilidades son fundamentales dejar que el niño las experimente y las disfrute; se ha encontrado que en casa no los dejan vivir estas experiencias, para evitar que el niño se canse, llore o haga pataleta, no lo guían sino que todo se lo hacen.
Trabajar desde un principio ejercicios cotidianos ayuda a fortalecer las habilidades motoras fina y a evitar problemas que más adelante se observan, como son niños con disgrafías, esto se debe simplemente a la falta de estimulación de la motricidad fina.
En este período de en donde se está comenzando este proceso de las habilidades motoras finas hay que poner mucha atención cuando los niños están realizando los ejercicios con papel y lápiz para observar con que intensidad ejercen el trazo sobre del lápiz sobre el papel ya que se pueden encontrar niños hipertónicos, esta alteración se caracteriza por la falta de elasticidad y tonicidad de los músculos, esto se refleja en la escritura.

Este proyecto es importante porque se necesita tratar a tiempo esta dificultad que se presenta en al motricidad fina, debido a que a medida que avanza el tiempo el niño o la niña se ve más perjudicado(a), y en un futuro se van a encontrar secuelas tales como apatía frente a la escritura, bajo rendimiento escolar, baja autoestima y dependencia de los demás; es importante dejar que el niño realice ejercicios que le ayudan a ir mejorando la motricidad fina como son destapar el tarro del jugo solito, abrir el empaque de las papitas, coger la cuchara solito entre otros, estos ejercicios son muy simples pero cada vez que se realizan es mucho lo que se logra.
Este proyecto ayuda a encontrar soluciones a esta dificultad que se presenta en las habilidades motoras finas, para dejar de caer en el error se de hacerles todo a los niños, para evitar una serie de cosas, que simplemente lo hacen por manipulación.

Este trabajo busca incluir en los proyectos de aula más énfasis en la motricidad fina, y aprovechar todas las herramientas que el preescolar ofrece para emplear diferentes metodologías.

Es en esta etapa del preescolar en la que se dan las bases para posteriores aprendizajes que hacen posibles una verdadera y significativa construcción del aprendizaje, es también de suma importancia destacar la trascendencia que tiene estas habilidades en la formación de la autonomía desde la confianza que el niño logra al ver todo lo que se puede lograr por sí mismo, desde una metodología constructivita que estimule la curiosidad, el aprender haciendo y las actividades integradoras, en las que no se fragmentan el conocimiento ni se privilegie una dimensión por encima de otra, sino que por el contrario se valore la formación integral.

Se plantea en la metodología fortalecer la participación y desenvolvimiento en la parte motriz, donde el niño tenga una mejor seguridad y libertad para construir, disfrutar, socializar y descubrir nuevas experiencias significativas.

El aprendizaje parte de las necesidades e intereses reales de los niños, con actividades significativas, con la vida cotidiana, material tangible y de forma muy lúdica, dándole prioridad al juego consigo mismo, con los demás y con los objetos que tiene a su alrededor, permitiéndole que tenga un aprendizaje claro que le sirva para desenvolverse en los diferentes lugares, y que sus habilidades motoras sean cada vez mejor.

Al terminar el proyecto esperamos que los padres de familia o personas encargadas de los niños tomen conciencia de la importancia que tiene estimular la motricidad fina desde casa, de una manera muy sencilla y es dejar que traten de hacer las cosas solitos y luego ayudarles, para evitar que se quede en el error y después se dificulte remediar esto, hay que tener presente que niño debe adquirir autonomía para realizar sus cosas y que el ayudaran a construir sus propio conocimiento.

Esperamos por parte de las docentes que en sus proyectos de aula realicen actividades a ayuden a reforzar las habilidades motoras finas tales como agarrar, coger bien el lápiz, coger las tijeras, dominar el punzón, entre otros; teniendo en cuenta que las docentes son las que pulen los conocimientos previos.

Por parte de los alumnos se espera que manejen las habilidades motoras finas y en la realización de las actividades manuales se obtenga mejores resultados y se llegue a un conocimiento significativo.

Este proyecto es importante para nosotras porque tomamos un tema que muchas veces pasa por desapercibido, simplemente es un tema como cualquier otro, y creen que no hay que darle mayor importancia.

La motricidad fina es un tema que tiene demasiada importancia desde los primeros años de vida, esta necesita de mucha estimulación para evitar dificultades causadas por falta de esta.

Muchas veces los padres de familia creen que la motricidad fina es solo coger bien el lápiz y ya eso es todo, pero no de dan cuenta que antes de esto hay realizar unos ejercicios que ayudan a lograrlo, solo se limitan a obtener resultados sin detenerse en las dificultades.

Cuando un niño no ha tenido un buen proceso en las habilidades motoras finas y comienza a realizar actividades como escribir su nombre inmediatamente se refleja en el niño la firmeza en sus trazos, esto puede ser causado por muchas cosas entre esas puede ser el manejo de la pinza manual (rasgado, recortado entre otros), la cual entre mas ejercicios se hagan mejores serán los resultados.

OBJETIVOS:

GENERAL:

Ejercitar en los niños de 3-4 años de edad las habilidades motoras finas, que le ayuden a un desarrollo social y personal en la vida.


ESPECIFÌCOS:

Realizar diversas actividades manuales donde el niño participe, y se motive a construir por si mismo su conocimiento.

•Potencializar en los niños a través de actividades lúdicas y dinámicas una enseñanza valorativa y útil en su formación.

Construir juegos con manualidades donde el niño las pueda realizar fácilmente logrando con esto una experiencia significativa.

Desarrollar habilidades motoras finas a través de actividades cotidianas como: el ordenar su cuarto y pertenencias, coger la cuchara solo, el vestirse solo entre otros.

Crear una guía práctica con actividades pedagógicas que le permita a las maestras de Sol Naciente, desarrollar habilidades motoras finas a través de ejercicios y proyectos en el aula de clase.


MARCO CONCEPTUAL:

“La motricidad fina, micro-motricidad o motricidad de la pinza digital tiene relación con la habilidad motriz de las manos y los dedos. Es la movilidad de las manos centrada en tareas como el manejo de las cosas; orientada a la capacidad motora para la manipulación de los objetos, para la creación de nuevas figuras y formas, y el perfeccionamiento de la habilidad manual”.
“La actividad motriz de la pinza digital y manos, forma parte de la educación psicomotriz del escolar. Su finalidad es la de adquirir destrezas y habilidades en los movimientos de las manos y dedos”.
Le Boulch considera imprescindible la actividad manual y la propia coordinación ojo-mano, por cuanto de ella depende la destreza manual indispensable para el aprendizaje de la escritura. Especialmente la destreza fina o movimiento propio de la pinza digital.
Lo mencionado por Boulch es muy importante tenerlo en cuenta a la hora de realizar actividades de motricidad fina, ya que cuando se está trabajando en una actividad como por ejemplo ensartar, la coordinación ojo-mano es la que interviene en este movimiento.
Motricidad fina: son todas aquellas actividades que llevan al niño a la manipulación de las cosas, a la escritura, además de otras grandes funciones con las manos que conlleva a una mejor precisión y coordinación en la realización de diversas actividades que no requieren de mayor amplitud si no que son de mayor manipulación, construcción, interacción y creación.
Se cree que la motricidad fina se inicia en al año y medio, cuando el niño, sin ningún aprendizaje empieza a emborronarse y poner bolas o cualquier objeto en una botella o agujero, implica un nivel elevado de maduración y un aprendizaje largo para la adquisición plena de cada uno de sus aspectos, ya que hay diferentes niveles de dificultad y precisión; para conseguirlo se ha de seguir unos procesos cíclicos: iniciar el trabajo desde que el niño es capaz, partiendo de un nivel muy simple y continuar a lo largo de los años con metas más complejas y bien delimitadas en las que se exigirán diferentes objetivos según las edades.
EDAD DE 3-4 AÑOS:
Se desarrolla con la práctica de múltiples acciones como:
Coger - examinar - desmigar - dejar - meter - lanzar - recortar.
Vestirse- desvestirse - comer - asearse
Trabajos con arcillas. Modelados con materia diferente
Pintar: trazos, dibujar, escribir.
Tocar instrumentos musicales. Acompañar.
Trabajos con herramientas: soltar - apretar - desarmar - punzar - coser - hacer bolillos.
Juegos: canicas - tabas - chapas - cromos - imitar - hacer pitos.
Estas acciones son las que debe estar realizando un niño que está en estas edades, antes de esto ha tenido un proceso el cual se ve reflejado por la estimulación y motivación que haya tenido de los padres y docentes.
A medida que se avanza en los procesos se va requiriendo mayor autonomía por parte del niño para la realización de ciertas actividades, las cuales serán la base para realizar otras con mayor grado de dificultad.
Es importante tener en cuenta el desarrollo de la coordinación viso-manual para conducir al niño al dominio de la mano, involucrando el brazo, la muñeca y el antebrazo; llegando a una mayor agilidad en la mano en un espacio reducido como lo es la manipulación y dominio de otros elementos para desarrollar la coordinación viso-manual (enhebrar, dibujar colorear, cortar, punzar. También de la coordinación facial del niño ya que es de suma importancia en el dominio muscular y en la posibilidad de comunicación y relación que tenemos con la gente que nos rodea a través de nuestro cuerpo y especialmente de nuestros gestos voluntarios e involuntarios de la cara.


EL DESARROLLO DEL NINO EN LA MOTRICIDAD FINA

"La motricidad fina se desarrollan a través del tiempo, de la experiencia, de las vivencias y referencias espacio temporales, y del conocimiento. El control requiere conocimiento y planificación para la ejecución de una tarea, al igual que equilibrio en las fuerzas musculares, coordinación y sensibilidad natural.”
El niño coge objetos y a través de esa acción estimula los receptores táctiles. La manipulación como actividad del niño se da en todo el manejo de las cosas, los trabajos con arcilla, modelado de ceras, plastilina, amasamientos, presiones sobre pelotas de espuma, adaptaciones a las pelotas de juego, en la utilización de los instrumentos musicales, al dibujar, escribir, recortar, juegos de canicas, tareas de autonomía propias como lavarse, comer, vestirse, etc. Que va conduciendo a un mejor desarrollo en la manipulación de los objetos y texturas que habitan en su alrededor que le dan una mejor formación y familiarización de las cosas.
“Se trata de estudiar una conducta motriz humana orientada hacia una tarea tan educativa como la de escribir. La escritura representa una actividad motriz común que requiere el control de esos movimientos, regulados por los nervios, músculos y articulaciones del miembro superior. Está asociada a la coordinación viso manual. La escritura requiere la organización de movimientos coordinados para reproducir los ológrafos propios de las letras que deseamos escribir.”

“Todo el proceso regulador de los movimientos del brazo, antebrazo, muñeca, mano y dedos, están relacionados con la función de diferentes áreas cerebrales, sobre las cuales recae el fenómeno del aprendizaje.” Entre las más importantes podemos destacar:
- El área prefrontal: encargada de la elaboración del pensamiento y la emoción.
- Áreas motoras: incluye la corteza motora, corteza promotora y área de Broca. Están relacionadas con el control y la actividad muscular. Controla y regula los movimientos corporales mediante la percepción y la regulación de contracciones musculares coordinadas.
- Área de Broca y habla: controla el habla. La primera localización cerebral conocida ha sido la del lenguaje articulado, situada por Broca en el pie de la tercera circunvolución frontal izquierda.
- Área sensitiva somática (lóbulo parietal). Detecta sensaciones táctiles, presión temperatura, dolor.
- Área visual (lóbulo occipital). Detecta sensaciones visuales.
- Área de Wernicke (lóbulo temporal). Analiza información sensitiva de todas las fuentes.
- Área auditiva (lóbulo temporal) Detecta sensaciones auditivas.
En el funcionamiento de estas áreas, cada una tiene su misión: la vista debe recibir la imagen y colaborar en la transferencia viso-motriz; las áreas de interrelación establecen los ajustes necesarios para que el proceso perceptivo, de pensamiento y emocional, contribuyan en el comportamiento ideal del niño en formación. La función auditiva al igual que la percepción táctil, se integran de manera simultánea para colaborar al resultado de aprendizaje y ejecución que deseamos conseguir en la persona que practica una acción como la de escribir, manipular o crear otros movimientos posibles.

Como se menciona en esta teoría los movimientos que se ejecutan en el brazo, antebrazo, muñeca, mano y dedos proviene de varias áreas cerebrales, las cuales nunca nos damos cuenta que intervienen a la hora de trabajar y poner en práctica las habilidades motoras finas.

Es muy importante conocer acerca de todo lo que interviene en nuestro cuerpo a la hora de realizar un movimiento como por ejemplo agarrar un objeto, al realizar este movimiento en donde estamos utilizando nuestras manos, inmediatamente empiezan a funcionar las áreas cerebrales.


.El desarrollo de la creatividad, las habilidades y destrezas propias de la edad, como también la capacidad de aprendizaje.
.La participación en actividades lúdicas con otros niños y adultos.
.El estimulo de la curiosidad para observar y explorar el medio natural familiar y social.
.El crecimiento armónico y equilibrado del niño, de tal manera que facilite la motricidad, el aprestamiento para la lecto-escritura y para las soluciones de problemas que impiden relaciones y operaciones matemáticas.


El niño y la niña pasan a ser integrantes de un nuevo grupo diferente a su ámbito familiar, en el que van a compartir actividades, materiales, ideas, sentimientos e intereses con otras personas que se convertirán en sus compañeros y compañeras de clase. Por ello, el docente debe favorecer y aprovechar este gran espacio de socialización para lograr nuevos aprendizajes.

Principio de la integridad:

La educación preescolar, además de continuar y reafirmar los procesos de socialización y desarrollo que los niños y las niñas traen de su casa, los introduce al mundo escolar y les crea condiciones para continuar en el, potenciando sus capacidades a partir del desarrollo de todas sus dimensiones como seres humanos para que logren desenvolverse dignos, plenos, autónomos y libremente.
La educación preescolar debe orientarse a la solución de problemas y situaciones que los niños y las niñas encuentran y resuelven en los contextos naturales y relacionados con su mundo físico, afectivo, cognitivo, social y cultural, con una clara intencionalidad pedagógica y didáctica.

Principio de participación:

La participación hace referencia a la vinculación activa, consciente y permanente de la familia, la sociedad y el estado, comunidades educativas, con el objeto de garantizar a los niños y a las niñas su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos.

En la medida en que cada una de las personas que conforman la comunidad educativa, conozcan y comprendan los procesos de desarrollo de los niños y las niñas en la edad preescolar, reconozcan la incidencia que ha tenido las prácticas de crianza en ese desarrollo, logren comprender e interiorizar los derechos de los niños y de las niñas los fines y objetivos de la educación, podrán establecer en forma consciente y comprometida el sentido del porqué y para que de su participación tanto individual como colectiva y se generarán compromisos que posibiliten la participación democrática en la toma de decisiones en todos los aspectos que atañen la formación y la atención integral de los niños y de las niñas en edad preescolar en los contextos familiar, escolar y comunitario.

Principio de la lúdica:

El juego es el principal dinamizador de la vida del educando, principalmente del educando de preescolar. Mediante el juego, el niño y la niña construyen conocimientos, se encuentra consigo mismo, con el mundo físico y social, desarrolla iniciativas propias, comparte sus intereses, fomenta habilidades de comunicación y se apropia de normas.

Para desarrollar el principio de la lúdica, debe reconocerse que el niño y la niña son seres lúdicos, es decir que lo que realmente les interesa es realizar actividades que les produzcan placer, goce y posibilidades de disfrute.

El juego es para el niño y la niña una actividad fundamental. Todos los niños y las niñas juegan y les gusta jugar, ya que ella les proporciona enorme alegría; a través del juego se incorporan a la vida social, al trabajo en equipo, amplían precisan y construyen conocimientos y forman valores y actitudes.

El juego es una auténtica actividad creadora y colectiva, que produce una profunda satisfacción a quienes participan en él. Se trata de la inmensa alegría de crear, inventar, comunicar y transformar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada